martes, 3 de abril de 2007

El hexágono turbulento



Un magnífico ejemplo de caos turbulento generando orden, el hexágono del polo norte de Saturno. Hidrógeno, helio y metano danzando lejos del equilibrio.
Cuando un sistema está en equilibrio está muerto para la novedad, no se generarán nuevos órdenes ni surgirán nuevas propiedades. Lejos del equilibrio, como explicó el físico Ilya Prigonine, el flujo constante de energía puede llevar un sistema caótico a dar un salto cualitativo, generándose una estructura ordenada que se automantendrá a condición de que continúe el flujo de energía con el entorno. Estas estructuras fueron definidas por él con el nombre de estructuras disipativas, dado que disipan energía constantemente, pagando así la deuda de su existencia con la entropía universal.
Lejos de suponer el monstruo que todo lo devora, un concepto que sólo denota desorden y degeneración, la entropía es el motor que marca la flecha del tiempo, indica el sentido en el que evolucionan los sistemas, el despliegue de las maravillas de la complejidad, como el hexágono de Saturno.
Como la vida.

1 comentario:

Gabi dijo...

La vida no es eqilibrio.
Ni siquira los muertos, Nosotros lo sabemos, reposan si no van al siguiente cambio.
Hasta las rocas se erosionan sin un patron que podamos definir excepto la afirmacion unica de que se erosionan.
Ese es el Arbol de la Vida.
En mi cabeza se parece mucho a tu foto.

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.