martes, 15 de septiembre de 2009

Xvarnah

"¡Bien amado!
No puedes tratarme con equidad,
Pues si te aproximas a mí,
Es porque yo me he aproximado a ti"
Ibn 'Arabî


Aquel que vive en mí se mueve con la luz entre las hojas de los árboles; dibuja la imagen del sol en la tierra para que pueda contemplarla sin cegarme.

Aquel que vive en mí camina a mi lado y yo camino a su encuentro; y no hay vereda solitaria ni soledad bajo la luna.

Aquel que vive en mí cruzó la montaña en dirección al mundo; descendió al páramo, contempló la torre abandonada, y supo ver el pilar de un puente desaparecido.
Venció a quienes guardan las murallas aunque las flechas rasgaran su túnica; mientras, vi su rostro en cada cosa como en un espejo milagroso.
Caminó sobre el mar a lomos de la serpiente para cruzar las aguas; yo sentí desbordar mi alma y quemarse el mundo en los hornos del xvarnah.

¿Es este fuego el mismo que un día lo forjó? Pues todavía no está extinguido.
En ese lugar todo es tan nuevo que aún permanece incandescente.
Eternamente nuevo.
Eternamente.

11 comentarios:

Desde mi Ventana dijo...

Siempre me gusta venir a este lugar, a veces sólo para contemplar la grácil escultura de Mercurio, el precioso bronce de Giambologna.

A propósito de tu entrada y de las lecturas y pensamientos en las que me estoy envolviendo últimamente, me gustaría dejarte lo siguiente:

“El origen boreal :
Diversas tradiciones indo-europeas se ponen de acuerdo para mencionar una misteriosa tierra boreal que frecuentemente evoca a una edad de oro (o de perfección) y que es sede de una supra-humanidad. Es así como la India habla de Çveta dvàpa (la isla blanca) idéntica a Jambudvipa, el continente que domina el Meru, "montaña fabulosa de oro" y sinónimo de polo. Morada de los bienaventurados, este lugar es la sede de Tejas, término sánscrito que designa la luz de gloria o fuerza vital que confiere poder, influencia moral o mágica y autoridad. Para el Irán mazdeo, el var (el palacio) de Yima (el rey primordial) se encuentra al norte. El var, tipo de ciudadela subterránea que alumbra el Xvarnah (la luz de gloria) y donde permanecen las semillas de los seres perfectos”. Los imagineros del Graal. Paul G. Sansonetti.

Todo el artículo está publicado en las páginas de Symbolos.com, en: http://www.geocities.com/antologia_hermes/076graal.htm)

Un abrazo
Núria

Pola dijo...

Querida Núria,

ante todo, me alegra mucho saber que sigues pasando por este lugar a pesar de que últimamente no haya encontrado demasiado tiempo para actualizarlo. Mi intención es seguir haciéndolo y siempre ayuda saber que los amigos vuelven de visita.
Por otro lado, es genial ver que precisamente andamos indagando sobre las mismas cuestiones. Precisamente esta semana pasada estuve repasando algunas lecturas relacionadas con el simbolismo del Grial y en concreto sobre el var de Yima. Ya que estamos en el tema, me gustaría compartir contigo un par de fragmentos que tal vez te resulten interesantes (los dejo en un par de comentarios, que en uno sólo no me permite publicarlos por la extensión).

En el libro de Henry Corbin “El hombre de luz en el sufismo iranio” leí hace tiempo este fragmento:

"En Erân-Vêj fue donde el hermoso Yima, el de belleza resplandeciente, el mejor de los mortales, recibió la orden de construir el cercado, el var, donde fue reunida la élite de los seres más bellos, los de mayor encanto, para ser preservados del invierno mortal desencadenado por las potencias demoníacas y para repoblar un día un mundo transfigurado.
Este var o paraíso de Yima es descrito como un cercado que comprende, a la manera de una ciudad, casas, reservas, murallas. Tiene puerta y ventanas luminiscentes que generan por sí mismas la luz en el interior, pues está iluminado tanto por luces increadas como por luces creadas. Sólo una vez al año sus habitantes ven ponerse y levantarse las estrellas, la luna, el sol. Y por eso un año no les parece más que un día. Cada cuarenta años, de cada pareja humana nace otra pareja, varón y mujer. «Y todos ellos viven la más hermosa de las vidas en el var permanente de Yima.»
Ciertamente se estaría tentado de encontrar en esta descripción alguna reminiscencia de una estancia primitiva de los iranios en un extremo norte geográfico, donde habrían conocido una aurora de treinta días con un ascenso anual del sol. Predominan sin embargo las indicaciones de que estamos de hecho en el umbral de un más allá sobrenatural: hay luces increadas; un mundo que genera su propia luz, como esos mosaicos bizantinos cuyo oro ilumina el espacio circundante, pues los cubos de cristal están provistos de una hoja de oro; un país sin sombras, poblado de seres de luz que han alcanzado alturas inaccesibles a los terrestres. Son verdaderamente seres del más allá: allí donde cesa la sombra que pone en cautividad a la luz, allí comienza el más allá, y ése es el misterio que cifra el símbolo del norte. De la misma manera, los hiperbóreos simbolizan al hombre cuya alma ha alcanzado tal perfección y armonía que está libre de negatividad y de sombra; no es ni de oriente ni de occidente."

Pola dijo...

Y respecto al significado de la raíz “var” en sánscrito, y el simbolismo del polo, cuenta Guénon en “Símbolos fundamentales de la ciencia sagrada”:

“Pero volvamos al nombre de la Vârâhî, que da lugar a observaciones particularmente importantes: se la considera como un aspecto de la Çakti [energía, aspecto “femenino”] de Vishnu, y mas especialmente en relación con su tercer avatâra, lo cual, dado el carácter “solar” del dios, muestra inmediatamente que ella es idéntica a la “tierra solar” o “Siria” primitiva, de que hemos hablado en otras oportunidades, y que es además una de las designaciones de la Tula hiperbórea, es decir, del centro espiritual primordial. Por otra parte, la raíz var-, para el nombre del jabalí, se encuentra en las lenguas nórdicas con la forma bor-; el exacto equivalente de Vârâhî es, pues, “Bórea”; y lo cierto es que el nombre habitual de “Hiperbórea” solo fue empleado por los griegos en una época en que habían perdido ya el sentido de esa antigua designación; valdría más, pues, pese al uso desde entonces prevaleciente, calificar a la tradición primordial, no de “hiperbórea”, sino simplemente de “bórea”, afirmando así sin equívoco su conexión con la “Bórea” o “tierra del jabalí”.
Hay todavía más: la raíz var- o vr-, en sánscrito, tiene el sentido de ‘cubrir’, ‘proteger’ y ‘ocultar’; y, como lo muestran el nombre de Váruna y su equivalente griego Ouranós, sirve para designar el ciclo, tanto porque cubre la tierra como porque representa los mundos superiores, ocultos a los sentidos. Ahora bien; todo esto se aplica perfectamente a los centros espirituales, sea porque están ocultos a los ojos de los profanos, sea porque protegen al mundo por su influjo invisible, sea porque constituyen en la tierra como imágenes del mundo celeste mismo. Agreguemos que la misma raíz tiene todavía otro sentido, el de ‘elección’ o ‘selección’ (vara), que, evidentemente, se adecua también a la región que en todas partes se designa con nombres como los de “tierra de los elegidos”, “tierra de los santos” o “tierra de los bienaventurados”.

Espero que te haya resultado interesante (si no conocías ya ambos textos). En cuanto disponga de un momento, leeré el artículo que me has dejado. Muchas gracias por la recomendación.

Un fuerte abrazo.

Desde mi Ventana dijo...

Muchas gracias Pola por tu atención. Precisamente hablaba hace poco con un amigo que me decía que Henry Corbin había investigado y publicado sobre el simbolismo iranio y que eso era lo que más le interesó de ese autor.

Yo no he indagado nada en ello, pero te puedo asegurar que las observaciones de ambos me han sido muy ilustrativas.

La cita que traes a colación de Guénon sí la conocía, pero me ha gustado mucho recordarla ya que siempre añaden profundidad y amplitud de miras sus palabras y te sitúan en el eje de las cosas, que es como decir en la universalidad que tienen ciertos símbolos que aluden a idénticas ideas. Eso demuestra el origen de una Tradición Primordial o Unánime de las que todas las tradiciones derivan.

Por supuesto que ambas notas dan para mucho más.

Un fuerte abrazo también para ti.
Núria

joaquín huertas dijo...

EL FINAL DE LA BÚSQUEDA

(...) Al final, de la gran bandada de miles que han oído el mensaje del Coronado, sólo treinta sobreviven para alcanzar su sublime destino mientras las demás criaturas perecen con sus corazones pisando la nada. Algunas imploran ayuda al Simurg, pero mueren en cimas polvorientas que ponen a prueba sus contrariados cuerpos y almas para finálmente negarles la vida. Otras chillan al ser devoradas por panteras negras como la noche, y algunas abandonan la lucha, vencidas por su conflicto interno.
Sedientas y debilitadas, cientos de ellas mueren conscientes de que han perdido la razón, movidas por la codicia y sin un propósito claro; otras aves como el halcón, el águila, la paloma o el cuervo, pierden la vida ante repentinos peligros que no consiguen superar.
Pero treinta pájaros, valientes y exhaustos peregrinos aturdidos y vacíos llegan por fin al palacio del rey.
Mil soles brillan en consonancia con la luz de sus miradas vacías, y tan sorprendidos están que entonan: "Tú, que infinito eres y brillas más que las estrellas, tú que al sol te has unido y lo has reducido a una partícula, ¿como podemos nosotros, simple polvo a la espera y tan distantes de tu ser, ahuecar nuestros opacos corazones para recibirte, a pesar de que hemos renunciado a los nombres que forman nuestros actos y pensamientos? Nos sabemos incapaces de encontrar el camino hacia ti, que estás detrás de todo nuestro dolor y nuestras lágrimas."
Con este triste canto se hunden en la desesperación, y exhaustos de aquella vida se disponen a morir. Pero, de pronto, bañado en luz, aparece el chambelán del rey, quien al ver a aquellas aves consternadas pregunta: "Cuál es el motivo de tan intenso sufrimiento? ¿Quienes sois?" "Hemos venido a rendir pleitesía al Simurg", responden las aves".(...) Así como la polilla cede su cuerpo al fuego para alcanzar la unidad, nuestra muerte deseamos entregar al Simurg.
Despues de poner a prueba a los viajeros, abre el heraldo la puerta y aparta los velos que descubren la cámara donde mora la Luz de las luces; al entrar, las aves imploran con mirada límpida y serena la gracia de su presencia, y entonces descubren por fin la esencia del Simurg en sus propios rostros reflejada; ya no son ellas mismas, sino mucho más de lo que pueden comprender. El Simurg es su destino, ellas son Él y Él es ellas, y saben que su viaje las ha transformado.(...) Piden al rey que les enseñe la naturaleza de la existencia, la composición de la Unidad, y el Simurg entonces responde: "Soy el espejo en el que mi sol refleja a quienes miran en él y ven sus cuerpos y almas al completo. Vosotros veréis treinta aves que alcanzan su meta; si fuéseis cincuenta o más, mi espejo mostraría de la primera a la última, la verdadera suma de las que comprenderán que todo lo conocido ha mutado como el plomo en oro. Porque lo que de verdad buscáis es a mí en vosotras y a vosotras en mí. Habéis crecido al perder vuestra identidad y también vuesros actos, que de forma indirecta y directa habéis llevado a cabo a través de mí. Pero soy más que vosotras, que en mí veis vuestras almas." Entonces las aves se abandonan a su deseo de unirse al rey, y en su fuego Él las consume.

Farid ud-Din Attar (Nisapur S.XII), La conferencia de los pájaros.

Nota: Simurg en farsi quiere decir "treinta pájaros".

Un abrazo.

Pola dijo...

Querido Joaquín, ¡qué hermosura de texto! Te agradezco mucho que lo hayas tanscrito y he de decirte -al igual que a Núria; maravillosa sincronicidad-, que precisamente andaba también retomando la idea de escribir algo sobre el simbolismo del Simurg, del cual conocí su existencia a través de un comentario que dejaste hace un tiempo en este blog (fue entonces cuando intenté encontrar información sobre él y, prendada con lo que había encontrado, puse su imagen al pie de esta bitácora).
Espero poder retomar la idea en breve.

Abrazos!

marioingenito51@yahoo.com.ar dijo...

http://relatosdeternidad.forocreacion.com/t1280-del-acercamiento-a-almotasin#14052

marioingenito51@yahoo.com.ar dijo...

Queridos fraternautas que viajan hacia el SIMURG, se acercan a ALMOTÁSIM; como sería una impiedad dejar la sucesión fraternal de hacer del LOGOS DOS ( Platón-Agustín) he comenzado a pasear su diálogos para que otras almas de este ROLLO DE PAPEL CONTINUO puedan sinfronizar también...


Podríamos poner sobre esta mesa acribillada de epifanías del nagual:El Alejamiento de Almotásim o El Simurg de Cortázat ¿no? "Lucas sus compras"

marioingenito51@yahoo.com.ar dijo...

“Lucas, sus compras”, de Julio Cortázar

En vista de que la Tota le ha pedido que baje a comprar una caja de fósforos, Lucas sale en piyama porque la canícula impera en la metrópoli, y se constituye en el café del gordo Muzzio donde antes de comprar los fósforos decide mandarse un aperital con soda. Va por la mitad de este noble digestivo cuando su amigo Juárez entra también en piyama y al verlo prorrumpe que tiene a su hermana con la otitis aguda y el boticario no quiere venderle las gotas calmantes porque la receta no aparece y las gotas son una especie de alucinógeno que ya ha electrocutado a más de cuatro hippies del barrio. A vos te conoce bien y te las venderá, vení en seguida, la Rosita se retuerce que no la puedo mirar.

marioingenito51@yahoo.com.ar dijo...

Lucas paga, se olvida de comprar los fósforos y va con Juárez a la farmacia donde el viejo Olivetti dice que no es cosa, que nada, que se vayan a otro lado, y en ese momento su señora sale de la trastienda con una kódak en la mano y usted, señor Lucas, seguro que sabe cómo se la carga, estamos de cumpleaños de la nena y dese cuenta justo se nos acaba el rollo, se nos acaba. Es que tengo que llevarle fósforos a la Tota, dice Lucas antes que Juárez le pise un pie y Lucas se comida a cargar la kódak al comprender que el viejo Olivetti le va a retribuir con las gotas ominosas, Juárez se deshace en gratitud y sale echando putas mientras la señora agarra a Lucas y lo mete toda contenta en el cumpleaños, no se va a ir sin probar la torta de manteca que hizo doña Luisa, que los cumplas muy felices dice Lucas a la nena que le contesta con un borborigmo a través de la quinta tajada de torta.

marioingenito51@yahoo.com.ar dijo...

Todos cantan el apio verde tuyú y otro brindis con naranjada, pero la señora tiene una cervecita bien helada para el señor Lucas que además va a sacar las fotos porque ahí no tienen mucha cancha, y Lucas atenti al pajarito, ésta con flash y ésta en el patio porque la nena quiere que también salga el jilguero, quiere.
—Bueno —dice Lucas— yo voy a tener que irme porque resulta que la Tota.
Frase eternamente inconclusa puesto que en la farmacia cunden alaridos y toda clase de instrucciones y contraórdenes, Lucas corre a ver y de paso a rajar, y se encuentra con el sector masculino de la familia Salinsky y en el medio el viejo Salinsky que se ha caído de la silla y lo traen porque viven al lado y no es cosa de molestar al doctor si no tiene fractura de coxis o algo peor. El petiso Salinsky que es como fierro con Lucas se le agarra del piyama y le dice que el viejo es duro pero que el pórlan del patio es peor, razón por la cual no sería de excluir una fractura fatal máxime cuando el viejo se ha puesto verde y ni siquiera atina a frotarse el culo como es su costumbre habitual. Este detalle contradictorio no se le ha escapado al viejo Olivetti que pone a su señora al teléfono y en menos de cuatro minutos hay una ambulancia y dos camilleros, Lucas ayuda a subir al viejo que vaya a saber por qué le ha pasado los brazos por el pescuezo ignorando por completo a sus hijos, y cuando Lucas va a bajarse de la ambulancia los camilleros se la cierran en la cara porque están discutiendo lo de Boca versus River el domingo y no es cosa de distraerse con parentescos, total que Lucas va a parar al suelo con el arranque supersónico y el viejo Salinsky desde la camilla jódete, pibe, ahora vas a saber cómo duele.
En el hospital que queda en la otra punta del ovillo, Lucas tiene que explicar el fato, pero eso es algo que lleva su tiempo en un nosocomio y usted es de la familia, no, en realidad yo, pero entonces qué, espere que le voy a explicar lo que pasó, está bien pero muestre sus documentos, es que estoy en piyama, doctor, su piyama tiene dos bolsillos, de acuerdo pero resulta que la Tota, no me va a decir que este viejo se llama Tota, quiero decir que yo tenía que comprarle una caja de fósforos a la Tota y en eso viene Juárez y. Está bien, suspira el médico, bajale los calzoncillos al viejo, Morgada, usted se puede ir. Me quedo hasta que llegue la familia y me dan plata para un taxi, dice Lucas, así no voy a tomar el colectivo. Depende, dice el médico, ahora se usan indumentos de alta fantasía, la moda es tan versátil, hacele una radio de cúbito, Morgada.
Cuando los Salinsky desembocan de un taxi Lucas les da las noticias y el petiso le larga la guita justa pero eso sí le agradece cinco minutos la solidaridad y el compañerismo, de golpe no hay taxis por ninguna parte y Lucas que ya no puede más se larga calle abajo pero es raro andar en piyama fuera del barrio, nunca se le había ocurrido que es propio como estar en pelotas, para peor ni siquiera un colectivo rasposo hasta que el final el 128 y Lucas parado entre dos chicas que lo miran estupefactas, después una vieja que desde su asiento le va subiendo los ojos por las rayas del piyama como para apreciar el grado de decencia de esa vestimenta que poco disimula las protuberancias, Santa Fe y Canning no llegan nunca y con razón porque Lucas ha tomado el colectivo que va a Saavedra, entonces bajarse y esperar en una especie de potrero con dos arbolitos y un peine roto, la Tota debe estar como una pantera en un lavarropas, una hora y media madre querida y cuándo carajo va a venir el colectivo.
A lo mejor ya no viene nunca se dice Lucas con una especie de siniestra iluminación, a lo mejor esto es algo así como el alejamiento de Almotásim, piensa Lucas culto. Casi no ve llegar a la viejita desdentada que se le arrima de a poco para preguntarle si por casualidad no tiene un fósforo.

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.