jueves, 29 de mayo de 2008

Desvanece

Pues no sois sino lo mismo,

Lucero del alba

y Estrella vespertina;

espada negra hendida

y sangre en la brillante herida.

1 comentario:

Mahatma dijo...

Querido Pola:

Es sin lugar a dudas un exorcismo... "¡Desvanécete, dualidad!"

Tanto el ángel como el demonio, tanto la mano que hiere como la carne herida, tanto el arma que mata como la herramienta que construye, tanto el lobo como el cordero... está dentro de nosotros.

¡"Eso" eres tú!

Un fuerte abrazo!

M.

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.